Tenista- Circuito ATCDMX

La Academia Tenista ha tenido una excelente participación en el Circuito de la Ciudad de México organizado por la Asociación de Tenis de la Ciudad de México, que recibió 450 jugadores de toda la ciudad y...

Las 4 partes de la raqueta

  Las 4 partes de la Raqueta. La raqueta es el instrumento principal del tenis para poder impulsar la pelota con gran velocidad, efecto y control. Una raqueta tiene 4 partes principales. ¡.  Cara de la...

Convocatoria Circuito CDMX

Estimados Tenistas: Recuerda que tu inscripción contempla la a participación en el Circuito de la CDMX, que se comenzará a jugar a partir del 8 de Marzo
¿Juego de Pelota?

El juego de pelota prehispánico tuvo un papel ritual, político y posiblemente económico que lo ubica dentro de la esfera del poder y de la historia de las culturas mesoamericanas. Esta actividad demuestra sus profundas raíces y es el antecedente del deporte mexicano en cualquiera de sus tipos y estilos ya que las habilidades, estilos y costumbres para la práctica del deporte en México se transmiten por la tradición y  la genética.

Las reglas  variaban según la región y la cultura que jugaba, pero básicamente, podemos afirmar que estaba formado por dos equipos de uno a siete jugadores, con un juez, que se enfrentan en una cancha larga dividida en dos, lanzándose directamente o haciendo pases  con una pelota de hule no vulcanizada de unos tres kilos. Ésta debe ser tocada por alguna parte del cuerpo o implemento que estuviera permitido (mazo, guante, cadera, mano, antebrazo,…), lo que tal vez correspondía a variantes locales y/o cronológicas. Los tantos se obtenían cuando la pelota se recogía o golpeaba con una parte del cuerpo no autorizada; cuando la pelota era muerta o perdida. Cuando se cometía una falta (p. e. patear la pelota) con el pie, el equipo contrario lograba obtener de 1 a 4 rayas (tantos que eran convenidos previamente), así como la posesión de la pelota. Como era excepcional pasar la pelota por el aro, cuando esto se lograba se ganaba el juego y el jugador que lo conseguía era agasajado con premios y honores. Los jugadores utilizaban para protegerse de los golpes de la pelota una faldilla hecha de cuero de venado, algodón, cestería o madera, que era sujetada por un fajado que servía para dar macicez a las caderas, sobre el fajado se amarra un cincho de cuero, los codos y las rodillas se protegían con rodilleras. Los pies generalmente iban desnudos o con tobilleras para evitar alguna desgarre o luxación.

Resultado de imagen para juegos de pelota

    La pelota reviste una gran importancia debido no solo a su necesario uso, sino a que los pueblos mesoamericanos se adelantaron 3.500 años al descubrimiento del uso del hule con látex para la fabricación de la goma que tan utilizada es actualmente.

Dos edificios paralelos, relativamente estrechos, separados por un espacio plano, largo y también estrecho, que forma la cancha propiamente dicha. Cada estructura lateral está compuesta por un talud de inclinación variada, que culmina en su parte posterior en una cornisa que puede alcanzar unos metros de alto. En su parte inferior, el talud cae directamente sobre el piso de la cancha, o desemboca en una banqueta baja con reborde vertical o fuertemente inclinado. En muchos casos los extremos de la cancha están abiertos… otros dan al juego su forma conocida de I o de doble T. Las canchas del juego de pelota en mesoamérica, son diferentes según la zona y la cronología.

En las hipótesis y mitos prehispánicos encontramos una pugna, una lucha, existe por tanto, una relación simbólica con la guerra, ya que se da una confrontación antagónica entre fuerzas, motivo de que podamos ver con frecuencia en los relieves a los jugadores de pelota con atavíos guerreros practicando sacrificios humanos por decapitación. Desde tiempos muy remotos el cráneo fue considerado reliquia o trofeo; todas las culturas lo integran a su arte y ritos y el cortar cabeza fue una pena de muerte bastante común hasta épocas relativamente recientes. Entre los olmecas, la decapitación o representación de la cabeza fue tema de esculturas o bajorrelieves que reproducían ceremonias asociadas a la fertilidad. Las colosales cabezas olmecas, fechadas alrededor del año 1000 a.C., han sido interpretadas como cabezas decapitadas asociadas al ritual del juego como hemos podido ver anteriormente. Continuando con los mayas, éstos vincularon el rito del sacrificio astral con el juego de pelota, que se convirtió en el escenario del sacrificio ritual. La muerte del sacrificio era necesaria en el inframundo nocturno y permitía la regeneración de la vida terrestre y cósmica, formando una cadena en la cual muerte y regeneración se sucedían insalvablemente y nutrían el flujo continuo de la vida. También hay indicios de que era una manera muy peculiar, entre los mayas, de retar a los reyes cautivos en la cancha donde eran sacrificados. Por tanto, el juego de pelota en esta época no era un deporte, era algo muy serio en el que se involucraba la perpetuación del Estado y la comunicación con el otro mundo (Velázquez, 2000). Sin embargo, prevalece la discusión de si se sacrificaba a algún jugador de pelota, e incluso si era el que ganaba o el que perdía, o si la cancha se utilizaba para ceremonias asociadas a la guerra, como la muerte de prisioneros (De La Garza, 2000). Lo que sí está claro es la relación del juego con ese orden cósmico, el sentido astral, que comentábamos anteriormente, en el que el sacrificio es determinante para poder permitir la victoria del Sol sobre las tinieblas y con ella las lluvias, la vegetación y la fertilidad.

El estudiar la práctica del juego de pelota entre las diferentes culturas prehispánicas nos ha ayudado a comprender la importancia de esta práctica a lo largo de los siglos. Es tal la importancia que tuvo que, ni la llegada de los españoles, ni las continuas guerras y correspondientes independencias de otros países, han logrado hacer desaparecer una actividad tan arraigada que es practicada actualmente a lo largo de toda la República de México y su zona de influencia en Sudamérica.

Tomamos al juego de pelota como el antecedente y la base más importante  para la práctica del deporte en nuestra nación. Otras prácticas deportivas tal vez no han evolucionado directamente del juego de pelota pero este; respalda la capacidad, el talento y el vigor que el pueblo mexicano tiene para la práctica de deportes tales como futbol, basquetbol,  voleibol, tenis, frontón, squash, handbol, golf, etc.